FANDOM


Esta página pertenece a la Negropedia.


Antiguo sistema de llamada a las habitaciones consistente en una Chicharra Eléctrica, conectada mediante un interruptor en Pecera que acciona el pecero de turno.

UsosEditar

Los usos básicos de la chicharra eran:

  • Dos toques: Teléfono en el descansillo.
  • Tres toques: Bajar a pecera.
  • Despertador voluntario: Apuntandote la noche anterior.

También se le dieron otro usos varios:

  • Disfrute de Rafa al achicharrar a algunos colegiales a los que les pudiera tener cierta manía, como podía ser Guillermo Sonrrisas o Sherman.
  • Despertador involuntario: Si alguien te apuntaba la noche anterior o simplemente te apuntaba Rafa si te veía muy apurado en tus estudios.
  • Avisador de la llegada de Góngora: Cuando estando en una Rave en la planta se oía achicharrar habitación tras habitación del mismo ala.

En tiempos de las habitaciones antiguas era el sustitutivo del actual toque para tomar una caña en quite o para avisar de que te estaban esperando desde hacía rato para ir a algún lado.

MecanismoEditar

Está constituido empíricamente por caja de chicharra, tripas de chichara y tornillos sujeta-chicharra. El mecanismo es simple, consta de un electroimán conectado a una tensión de 220 Vóltios y 50 Hz, que al conectarlo a red hace vibrar una lámina metálica, que hace resonancia dentro de la caja.

Un sustitutivo del mecanismo utilizado por algunos colegiales era una simple bombilla, que se iluminaba cuando el pecero te achicharraba.

Algunos avispados colegiales tuvieron la idea de sujetar a la chicharra una moneda de 25 pesetas con bujero mediante un hilo. Al ausentarte de la habitación colocabas la moneda encima de la chicharra, y si en tu ausencia eras reclamado, debido a las vibraciones la moneda caía y quedaba colgando del hilo.

Metodología del AchicharramientoEditar

La chicharra estaba accionada por las manos (o pies, dependiendo de la destreza) de un pecero en su puesto de trabajo mediante un interruptor único por cada habitación situado en la parte izquierda inferior de la Pecera. Su situación provocaba que algunos peceros necesitasen de un mechero para encontrar la habitación. Toda esta dificultad podía producir el achicharramiento involuntario (o no) de la habitación contigua a achicharrar.

El fin de la chicharraEditar

Con la llegada de las nuevas tecnologías se derribó el muro chicharril, pudiendo acceder por fin a un teléfono por habitación, que básicamente usa el mismo sistema, pero bidireccional y con botones. Algunos colegiales se adelantaron al movimiento arrancando algunas chicharras de su lugar y cortocircuitando los cables, lo que producía un corte eléctrico en todas las chicharras al ser llamado, cosa de lo que el pecero no era, en principio, consciente.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.